MASCULINO GENÉRICO

¿No has tenido que pararte a pensar alguna vez cómo dirigirte a un grupo de personas en el que hay individuos de sendos sexos, masculino y femenino? ¿Es correcto decir “los viajeros y las viajeras”, “los profesores y las profesoras” o “los panaderos y las panaderas”? ¿Qué nos dice la Real Academia de la Lengua sobre este uso?

 

La RAE nos dice que el uso de este tipo de desdoblamientos es innecesario desde un punto de vista lingüístico. En los sustantivos que se refieren a seres animados recomiendan utilizar el género masculino dado que este en el español sirve para designar a toda la clase, es decir, a todos los de su misma “especie” sin distinción de sexos:

Los viajeros tienen prohibido el uso de cámaras fotográficas en estas instalaciones.

 

¿Quiere decir que “las viajeras” sí podrán utilizar las cámaras fotográficas? Pues obviamente, no. A través del uso del masculino se engloban también a “las viajeras” y “viajeres”, en el caso de que usted desee utilizar ese término que tanta controversia ha creado en el ámbito lingüístico y que todavía se está estudiando. Este serviría pues para hacer alusión a aquellas personas que no se identifican con ninguno de los géneros tradicionales “hombre / mujer”.

 

En cualquier caso, se podrá utilizar o hacer la distinción entre masculino y femenino en un mismo enunciado cuando exista una manifiesta intención del hablante de SEPARAR y expresar una OPOSICIÓN entre ambos. Por ejemplo:

La capacidad de abstracción en un videojuego es diferente en los niños y niñas de primaria. 

 

¿Y por qué es necesario o recomendado utilizar una sola forma?

 

Muy sencillo. El lenguaje tiende siempre a la economía. ¿Por qué repetir el sujeto en un segundo enunciado cuando es el mismo que en el primero? ¿Por qué sustituir el complemento directo de una oración por un “lo” o “la”? ¿Por qué utilizamos abreviaturas, siglas o acrónimos? ¿Por qué utilizamos hipocorísticos como “Toño”, “Juanma” o “Bea”?

 

Utilizar el desdoblamiento del género masculino y femenino para designar una misma clase o especie va en contra del principio de economía del lenguaje, por tanto, se utilizará el género masculino para evitar repeticiones o crear dificultades sintácticas o de concordancia donde no las debiera haber.

El género masculino es el género no marcado en español, por tanto, uno no debe caer en el uso del género femenino para designar conjuntamente a ambos sexos, aunque en el grupo al que nos refiramos haya más individuos del género femenino que del masculino.

Aquí algunos ejemplos de un uso incorrecto de este desdoblamiento:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.