ARGUMENTAL LOCATIVO, CRÉG. Y CC.

En esta entrada vamos a explicar las características del llamado Complemento Argumental Locativo (CAL, o CLA en su defecto), del famoso Complemento de Régimen Verbal o Suplemento (CRV / C.Rég.) y las de los Complemento Circunstanciales, así como las pruebas que debemos realizar para saber diferenciarlos e identificarlos.

EL COMPLEMENTO ARGUMENTAL LOCATIVO

Antes de explicar qué es el Complemento Argumental Locativo (a partir de ahora, CAL), es necesario saber qué es un argumento verbal. En español y como en cualquier otra lengua, existen cantidad de verbos: unos que expresan movimiento o acción, unos dicción, otros gustos, deseos, permanencia… Además, sabemos que estos verbos, por su propia naturaleza, exigen una serie de complementos o elementos  tanto en la lengua oral como escrita. Generalmente, suelen aparecer explícitos en las oraciones, sin embargo, en ocasiones, podemos omitirlos, bien porque los interlocutores conocen el contexto, bien porque no sea relevante.

Ej: el verbo borrar, en su estructura argumental, siempre va a requerir de alguien (quien borra) y de algo (aquello que se borra).

Bart borrará la pizarra mañana.

En este caso tenemos a la persona que ejecutará la acción (Bart) y aquello que se borrará (la pizarra). Estos elementos van a ser ARGUMENTOS del verbo, sin embargo, ‘mañana’ sería un adjunto, dado que la genética del verbo no exige que haya un complemento que exprese tiempo. 

Teniendo en cuenta estás consideraciones, vamos a explicar qué es un CAL. Un CAL va a ser un complemento argumental que viene exigido por el propio verbo y que siempre va a expresar “lugar”. Vamos a diferenciar dos tipos:

  • Aquellos que expresen MOVIMIENTO y donde el sujeto u objeto empiezan en un punto X (origen) y terminan en un punto Y (meta).

Skinner debería alejarse del horno

Si nos fijamos en el verbo de la oración, advertiremos que se trata de una perífrasis verbal de obligación en la que la forma de infinitivo “alejarse” nos aporta la información de significado . El verbo “alejarse” tiene una estructura argumental que requiere de “algo” o “alguien” y de un “lugar”: alguien se aleja de un sitio. Necesariamente deben aparecer estos dos elementos en su estructura, bien estén explícitos en la oración (los podamos ver) o bien implícitos (los deduzcamos). 

Homer colocó un pato de juguete sobre la mesa

En este caso, observamos que el verbo es “colocar”. Su estructura argumental será la siguiente: alguien coloca algo en algún sitio. Es obligatorio pues que exista un ente animado o inanimado (agente) que coloque algo (que anteriormente estaba en otro lugar; posición X) en algún sitio (es decir, una nueva posición: Y). La naturaleza del verbo EXIGE que haya un lugar, sin embargo, no rige la preposición. Esto es, el verbo ‘colocar’ no siempre va a ir acompañado de un grupo sintáctico encabezado por la preposición ‘SOBRE’, pues podemos enunciar esta misma oración con la preposición ‘EN’ o un grupo adverbial que exprese lugar: ‘ENCIMA’ de la mesa. 

  • Aquellos que expresen una UBICACIÓN ESTÁTICA en un lugar determinado (permanencia, habitar, vivir…).

La familia Simpson vive en Springfield. 

Este tipo de verbos requieren de dos argumentos: alguien y un lugar. Su propio significado nos obliga a indicar un lugar en la oración (o bien sobreentenderlo por el contexto). Pertenecen a este grupo verbos como ‘morar’, ‘habitar’, ‘residir’, ‘agolparse’, ‘permanecer’, ‘hallar’… No podemos explicar a alguien qué significan estos verbos sin tener que hacer referenciar a un lugar. 

 

CARACTERÍSTICAS Y REQUISITOS DE UN ‘CAL’

  • Este podrá ser desempeñado por un grupo preposicional (G.Prep.) o por un grupo adverbial (G.Adv.).

Apu puso el bebé entre sus brazos / Apu puso el bebé ahí. 

  • Los argumentos y por ende también el CAL deben aparecer en la estructura argumental del verbo, sin embargo, no siempre van a aparecer explícitos en la oración, como ya hemos comentado anteriormente. En algunas ocasiones se sobreentienden o no es relevante su aparición:

Todos los presos huyeron. (De la cárcel)

  • Desde un punto de vista sintáctico, cuando tenemos un CAL encabezado por una preposición, este puede abrirse con diferentes preposiciones. Es decir, la preposición NO viene regida por el verbo, a diferencia de lo que ocurre con el complemento de régimen. Veamos algunos ejemplos:

El pájaro se posó sobre la estatua. 

El pájaro se posó en la estatua.

El pájaro se posó encima de la estatua.

 

Como podemos apreciar, el verbo “posar” siempre va a exigir un lugar. Dentro de todas las acepciones que tiene dicho verbo en la RAE, encontramos la siguiente: Situarse en un lugar o sobre una cosa después de haber volado. Ya en la propia definición podemos ver la utilización de dos preposiciones diferentes. Es decir, la preposición NO viene regida por el verbo, pues podremos utilizar generalmente varias.

 

EL COMPLEMENTO DE RÉGIMEN VERBAL 

El complemento de régimen verbal (o suplemento, a partir de ahora ‘CRV’) es un grupo preposicional cuya presencia en un enunciado u oración viene REGIDA por el propio verbo. Por tanto, se trata de un ARGUMENTO del verbo que dista mucho de los grupos preposicionales que desempeñan una función de circunstancial e incluso, del ya mencionado CAL.

Desde un punto de vista sintáctico, diremos que es el propio verbo el que selecciona la preposición a usar y que esta carece de cualquier contenido o carga semántica. Veamos las siguientes oraciones:

  • Pienso en una hamburguesa muy calórica.
  • Colocó el Picasso en la pared del jardín. 
  • Compró 1 kilo de gambas en el Mercadona. 

Como podemos apreciar, la preposición ‘EN’ aparece en las tres oraciones, sin embargo, su carga semántica no es igual en cada una de ellas. En la primera oración, la preposición viene REGIDA por el verbo y por tanto se trataría de un CRV (alguien piensa en algo / alguien).

En el segundo caso, tomando la estructura argumental del verbo ‘colocar’, diremos que ‘alguien coloca algo en algún sitio’, y por tanto, a diferencia de la primera, la preposición puede variar: colocó el Picasso sobre la pared del jardín / encima de la pared del jardín… Se trata pues de un CAL. 

Y por último, en la tercera oración, lo que tenemos es un CCL en el que la preposición tiene una carga semántica que indica lugar y que constituye un adjunto verbal ( a diferencia de las dos anteriores). 

TIPOS DE CRV

  • UNA SOLA PREPOSICIÓNdisfrutar de, abusar de, reparar en, carecer de… 
  • PREPOSICIÓN VARIABLEhablar de / sobre, dar a / con, dudar en / de, inclinarse a / por, pasar de / por…
  • COMPLEMENTACIÓN CON UN CD: compartir algo con alguien, acusar a alguien de algo, liberar a alguien de algo…
  • VERBOS PRONOMINALESprivarse de algo, abstenerse de algo, compadecerse de alguien, limitarse a algo… 

 

*EL CRV ADMITE LA CONMUTACIÓN POR UN PRONOMBRE TÓNICO COMO ‘ELLA’, ‘ELLO’, ‘ESO’… PRECEDIDO DE LA PREPOSICIÓN*

 

EL COMPLEMENTO CIRCUNSTANCIAL 

Por último tenemos los llamados ‘complemento circunstanciales’. Este tipo de complementos van a aparecer siempre dentro del predicado y su lugar en él no es relevante desde el punto de vista de la estructura argumental. Esto es, los CC  serán siempre ADJUNTOS y su presencia será totalmente prescindible. Añaden información adicional que no está exigida por la naturaleza del verbo.

Los CC no pueden ser sustituidos por pronombres átonos ni van a concordar con el verbo. Los CC podrán ser desempeñados por estos grupos sintácticos:

TIPOS DE COMPLEMENTOS CIRCUNSTANCIALES

¿Y el CC de Negación y de Duda?

Tradicionalmente, dentro de la tipología de CC se incluían también el CC de negación y el de duda, sin embargo, desde mi punto de vista, no es una acuñación correcta. Veamos la explicación a raíz de estos dos ejemplos:

Homer Simpson está mintiendo / Homer Simpson no está mintiendo. 

Si suprimimos cualquier complemento circunstancial de una oración, esta no debe experimentar un cambio de significado, solamente pérdida de información. Por tanto, un adverbio como ‘no’ o ‘quizás’ no serán circunstanciales, sino modificadores oracionales, ya que la modalidad oracional y su significado cambia por completo.

En el ejemplo anterior,  la presencia o ausencia del adverbio ‘no’ consigue que haya un cambio radical de significado: decir la verdad o mentir. Por tanto, lo correcto sería denominar a este tipo de elementos “modificadores oracionales”.

 

Práctica con algunos ejemplos aquí y aquí. 

2 comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.