VALORES DEL “SE”

Generalmente, los valores existentes de una partícula átona como “se” son los que más duda generan entre el alumnado. Antes de entrar a explicar y detallar las diferentes funciones de este elemento, es necesario hacer hincapié en otra serie de elementos átonos que podemos encontrar en un análisis sintáctico.

  • LO, LA, LOS, LAS: estos, en estructuras predicativas (es decir, aquellas cuyo núcleo verbal no es un verbo copulativo), van a desempeñar la función de CD (siempre que no haya un uso incorrecto y se caiga en un “laísmo / loísmo”).
  • LE, LES:  estos elementos van ejercer la función de CI en la mayoría de los casos, sin embargo, podemos encontrar situaciones en las que desempeñe la función de CD (ya sabemos que la RAE admite el pronombre átono “LE” para hacer alusión a un referente con género masculino junto a “LO”) o bien la de dativo ético, vista ya anteriormente.

El “problema” real aparece con los elementos de la siguiente serie: me, te, se, nos, os, se. Este tipo de elementos pueden ser:

  • Un grupo sintáctico que desempeñe una determinada FUNCIÓN SINTÁCTICA (CD / CI)
  • Constituir una MARCA de determinadas estructuras oracionales (impersonalidad, pasiva refleja…)
  • Una parte más del verbo (pronominales)

“SE” MARCA DE IMPERSONALIDAD

Cuando nos encontremos un “SE”, lo primero que debemos hacer es comprobar si existe un sujeto (bien explícito o implícito) en la oración que estemos analizando. Este “se” es fácil reconocerlo dado que es imposible colocar un sujeto que concuerde con el núcleo verbal, el cual está en 3ª personal del singular. Si colocamos un sujeto, inmediatamente, el “se” acabará desplazado de la oración. En algunas ocasiones, podemos encontrar un CD encabezado por la preposición “a” (+ algo animado) acompañando al verbo.

Se come bien en el Holandés frito.

Se premió a los ganadores del certamen. 

 

“SE” MARCA DE PASIVA REFLEJA

 

No debemos confundir este tipo de “SE” con el mencionado anteriormente, pues a diferencia del “SE” marca de impersonalidad, el de marca de pasiva refleja sí que tiene un sujeto que concuerda en género y número con el verbo, aunque sea paciente. Lo vamos a encontrar solamente en 3º persona, bien del singular o del plural. Normalmente, este sujeto se coloca justo detrás del verbo (a diferenciar del sujeto de la pasiva perifrástica, que aparece generalmente al principio).  Este tipo de “marca” impide la aparición de un complemento agente en la oración, aunque sí está implícito (puede ser conocido por los hablantes o puede ser irrelevante).

Se entregó el trofeo. / Se entregaron los trofeos.

 

Se colocó un cartel a la entrada del búnker. / Se colocaron unos carteles a la entrada del búnker. 

 

Estos dos casos que acabamos de ver no podemos encuadrarlos dentro de un paradigma y por tanto son independientes. La presencia de uno de estos tipos de “SE” constituye una marca que indica el uso de una determinada estructura oracional. A continuación, vamos a ver algunos ejemplos o valores del “SE” que se relacionan y organizan dentro de un paradigma con otros elementos, por ejemplo: las conjugaciones de los verbos, su adhesión al infinitivo de un verbo…

 

“SE” REFLEXIVO 

En este caso, el valor del “SE” expresa una acción ejecutada por el sujeto que recae sobre sí mismo, por ello, acepta la colocación en la oración de un “a mí mismo”, “a ti mismo”, “a sí mismo”, etc. Al haber varias posibilidades estamos hablando de un “paradigma”. Podemos encontrar dos tipos; uno en el que aparece un verbo transitivo sin un CD (en este caso el “SE” será CD) y otro en el que el verbo transitivo va acompañado de un CD y, por tanto, el “SE” será un CI.

Homer Simpson se peina (a sí mismo)

En este caso, el verbo “peinar” es transitivo, es decir, admite una construcción con un CD. Sin embargo, el CD (el pelo) no aparece expreso en la oración, por tanto, ese “SE” cumple la función de CD.

Homer Simpson se limpia los dientes (a sí mismo).

En este ejemplo, podemos apreciar como el verbo “limpiar” aparece acompañado de un CD (los dientes) y por consiguiente, el “SE” que aparece precediendo al verbo cumplirá la función de CI.

“SE” RECÍPROCO

El “SE” que indica reciprocidad necesita de un sujeto que aparezca en plural o sea múltiple, esto es, aparezcan dos individuos o entidades coordinadas por un nexo. La acción expresada por el verbo la realiza uno sobre el otro y viceversa, por ello, admite la colocación del adverbio “mutuamente” o expresiones como “entre nosotros / vosotros / ellos / ustedes…”

En cuanto a la función que desempeña, nos encontramos en la misma situación que el “SE” reflexivo. Tendremos un verbo transitivo que podrá ir o no acompañado de un CD. Si aparece explícito el CD la función del “SE” será CI y si no lo está, este será el CD.

Nelson y Lisa se besaban (mutuamente) bajo el reflejo de la luna.

Aquí el “SE” cumplirá la función de CD dado que no aparece un CD que vaya acompañando al verbo transitivo “besar”.

Homer y su padre se dieron la mano (se la dieron mutuamente / el uno al otro…)

En esta ocasión el “SE” cumpliría la función de CI dado que aparece un grupo nominal (la mano) cumpliendo la función de CD.

“SE” MORFEMA PRONOMINAL

El pronombre forma parte de la unidad léxica del verbo, se analiza conjuntamente con él y no cumple función sintáctica.

El abuelo se quejaba de la congelación de las pensiones (verbo “quejarse en infinitivo).

 

Lisa se durmió con el saxofón (verbo “dormirse”)

 

“SE” DATIVO ÉTICO

Es un elemento que refuerza el carácter enfático sobre quién realiza la acción expresada por el verbo y el interés que suscita sobre un individuo. Se puede prescindir de él sin que se altere el significado de la oración.

Milhouse se ha tomado un “fresisuis” /Milhouse ha tomado un “fresisuis”

La niñera se marchó al atardecer / La niñera marchó al atardecer. 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.