EL SUJETO

El sujeto sintáctico de un oración estará desempeñado por un grupo nominal (GN) cuyo núcleo concordará en género y número con el verbo.  El GN no va a empezar por preposición ni tampoco su núcleo va a ser un pronombre átono.

La propiedad de la concordancia puede presentar en algunas ocasiones algunas variantes un tanto infrecuentes:

  • Podemos encontrar discordancia entre el núcleo del GN y el verbo cuando se trata de un sustantivo colectivo, que son «aquellos que llevan en su significado la naturaleza de sus componentes» (NGLE).

Colectivo determinado 

Colectivo indeterminado

Colectivo indeterminado concordando en plural

 

En estos tres casos, podemos encontrar el verbo en plural si se cumple alguno de estos requisitos:

  1. Que el núcleo del CN esté en plural.

     2. Que el núcleo del sujeto esté alejado del verbo, sobre todo si el verbo precede al sujeto.

Viajaron en las líneas estadounidenses multitud de turistas. 

 

     3. Que el sustantivo colectivo del sujeto aparezca en una estructura copulativa con ser, estar parecer. 

 

  • En algunas ocasiones podemos encontrar el núcleo del sujeto en plural y el verbo en 1ª o 2ª persona del plural. En estos casos se infiere que hay un sujeto elidido (nosotros / vosotros) y por tanto, lo que aparece como núcleo del sujeto léxico es una aposición.

Las mujeres deberíais alzar la voz / Vosotras, las mujeres, deberíais alzar la voz. 

Los inversores deberíamos estudiar cada uno de los proyectos / Nosotros, los inversores, deberíamos estudiar cada uno de los proyectos.

Este fenómeno también ocurre con algunos pronombres indefinidos como todos/as, muchos/as, pocos/as,       algunos/as…

Muchos creéis en la reencarnación / Muchos de vosotros creéis en la reencarnación / Vosotros, muchos, creéis en la reencarnación. 

  • En español, la función sintáctica de sujeto puede estar elidida de la oración o puede no estar ocupada, es decir, podemos encontrar oraciones en las que no haya un sujeto (sin argumentos). 

Verbos que expresan fenómenos meteorológicos

Hacer en 3ª persona del singular seguido de ‘frío’, ‘calor’, ‘aire’…

Hacer en 3ª persona del singular + expresión temporal

Haber en 3ª persona del singular (+ argumento, ‘CD’)

Ser, estar o parecer + expresión relacionado con el tiempo atmosférico o cronológico

‘Se’ marca de impersonalidad

 

EL VOCATIVO*

El vocativo es una expresión apelativa que se sitúa al margen sintáctico de la oración. Se trata pues de un complemento oracional. El sujeto omitido de la oración sería el pronombre personal ‘tú’ o ‘vosotros’.

 

Socio, ¿nos traes la cuenta?

¿CÓMO IDENTIFICAR EL SUJETO DE UNA ORACIÓN?

 

Una visión de la mujer en los mass media

COMO HEMOS CAMBIADO…

En uno de mis habituales paseos por Twitter me topé con un vídeo en el que podíamos ver cómo reaccionaba una mesa llena de mujeres ante el visionado de uno de los famosos “sketches” de Martes y 13, grupo humorístico que cosechó grandes éxitos televisivos en las décadas de los 80 y 90. El corto en cuestión era este:

Ninguna de las presentes daba crédito a lo que acababan de ver. Una parodia en la que aparecía Millán Salcedo interpretando el papel de una mujer que había sufrido una agresión física por parte de su marido. Todo esto bajo el paraguas de un formato televisivo; presentadora y entrevistada. El humor debe ser trasgresor y no tener límites pero estamos todos seguros que, hoy en día,  sería impensable hacer humor de la situación de miles de mujeres de nuestro país e intentar normalizarlo de semejante manera.

 

Si echáramos la vista unos años atrás, en la década de los 70, podríamos encontrar anuncios donde estereotipos como el de la mujer “sumisa” y servicial eran publicitados en Televisión Española (TVE) y, además, promocionando una bebida alcohólica.

El mensaje está claro: la mujer debe estar al servicio de su marido, intentar contentarlo, hacer las labores de casa y sobre todo, en alusión a la famosa frase de Julio César, “parecer una buena esposa”. Es necesario justificar su comportamiento en base a lo que hace o deja de hacer ella.  Una vez más, el maltrato se veía como algo normalizado dentro de la sociedad y en muchas de las casas de nuestro país. Es curioso porque la mujer no acude a un especialista o a la policía para pedir ayuda, sino que va a una adivina para intentar acabar con el malhumor de su marido.

Si esto llama la atención, el siguiente anuncio “publicitario” no deja indiferente a nadie: ¿cómo debe ser la mujer ideal? Pues tiene que disponer de  un repertorio de habilidades domésticas como la costura, pelar patatas para un guiso, saber planchar, practicar algún deporte como la natación…

Una presentación del estereotipo de mujer española, con carnet de conducir, hábil en las labores domésticas, interesada por la cultura general y sabedora de sus obligaciones y rol en una familia.

Este tipo de clichés siguen presentes en nuestro día a día, de una forma residual e inconsciente o directamente hay gente que lo piensa y cree que siempre debería ser así.

En los dibujos animados de las últimas décadas podemos ver muestras de estas etiquetas y de la sexualización de la mujer. Veamos algunos ejemplos:

En esta ocasión, Nelson, el adolescente malote de Springfield, aprovecha la ocasión para mandar a fregar a Marge, hecho que ya vimos en otro de los capítulos en el que Homer Simpson durante una asamblea ciudadana hace lo propio con Maude Flanders. Marge se nos presenta en la serie como una mujer que disfruta de lo que hace en sus labores como ama de casa: levantar a los niños para ir al colegio, preparar el desayuno, limpiar la casa, llevar la economía familiar…

En Lisa contra Staicy Malibú podemos ver la cantidad de prejuicios acerca de la mujer que se ponen en boca de una muñeca interactiva: “ojalá nos enseñaran a ir de compras en el colegio”, “horneemos galletas para los chicos”, “a mí no me preguntes, solo soy una chica”. “A todas las chicas nos encanta ir de compras”, “tenemos que hacer algo para impresionar a los chicos” y “la opinión de las chicas no vale para nada; oír, ver y callar” podría ser una rápida traducción que se desprende de los enunciados de este juguete.

Parece que solamente Lisa vea la problemática que se esconde tras esas palabras. Hasta la propia Marge le reprocha a su hija que deje salir tan a menudo su espíritu revolucionario, justificando su actitud con lo que vivió ella en su infancia. Lisa le pregunta a una de las empleadas de la empresa responsable de la muñeca si los sesgos sexistas que se ven reflejados son accidentales o intencionados. La mujer le responde que son bastante escrupulosos, pero, antes de acabar, se abre la puerta de uno de los despachos de la empresa y aparece una mesa llena de hombres que la miran y uno de ellos la lisonjea de una forma burda y tosca. Para más inri, se nos presenta a esa mujer a gusto con lo que hace y su labor de ir detrás de los hombres y satisfacer sus órdenes, del tipo que sean.

En otra de las icónicas series de los años 90, Dragon Ball, podemos encontrar constantemente una sexualización de la mujer.

Esta vez es Bulma la que, llevada a conseguir una bola de dragón, decide que enseñar sus partes al maestro Roshi es una buena manera para conseguirla. Es decir, no duda en “vender” su cuerpo para obtener lo que ella quiere. Si os digo que en el comienzo de la serie Bulma tiene 16 años, todavía es mucho más escandaloso y repulsivo este tipo de conductas.

Puede parecer que todo lo que hemos comentado quedó olvidado en el siglo pasado, sin embargo, la representación de este tipo de situaciones, conductas, etiquetas y prejuicios la hemos podido seguir viendo durante las primeras décadas del siglo XXI.  Veamos algunos ejemplos publicitarios:

Al responsable(s) de marketing del Carrefour le pareció buena idea diseñar y aprobar la colocación de este cartel en el centro comercial y alrededores para celebrar el día del Niño. Creo que no hay que comentar mucho…

Aquí tenemos una de las imágenes de la campaña del Corte Inglés para el día de la Madre (2019):

 

Se infiere pues que una madre no tiene derecho a quejarse y debe entregarse y desvivirse por su familia en un 97%. ¿Utilizarán el mismo tipo de publicidad estereotipada en la campaña del día del Padre?

En este caso vemos un desafortunado spot televisivo para promocionar una marca de brandi:

Como suele ser habitual, utilizan una figura femenina que nos muestra dos caras de una misma moneda: por la noche se dedica a trabajar, en este caso a la costura y modismo y por la noche, tras beber unas cuantas copitas de la bebida que publicitan, se desata y desinhibe: desviste al varón.

Cambiando de tercio, veamos el siguiente vídeo. En él aparece Sergio Pérez, un reconocido piloto de Formula 1, expresando su opinión acerca de la participación de una mujer en la próxima carrera. Sus declaraciones finales haciendo alusión a que el lugar de trabajo propio de la mujer debería ser la cocina y no los coches dejan mucho que desear. No pasemos por alto también el comentario de la reportera, pues incluso ella se permite el lujo de hacer una generalización acerca de dicho colectivo: “las mujeres somos muy complicadas…”

Y para terminar, un vídeo sobre el comentario de un participante de una de las ediciones de MasterChef junior a la hora de limpiar la zona de trabajo:

Llama mucho la atención que niños tan jóvenes tengan esos prejuicios acerca del mundo y la gente que les rodea, cuando ni siquiera tienen una opinión formada de nada. Una muestra más de todo lo que queda por hacer y que siempre va a estar en manos de la EDUCACIÓN. 

Romanticismo en First Dates

El siguiente trabajo se ha llevado a cabo en un 4º ESO, curso en el que se estudia el movimiento literario y cultural del Romanticismo, así como los autores más representativos.

Estas son las instrucciones que los alumnos han tenido que seguir para su elaboración.

Lo primero que habrá que hacer será buscar información acerca de dos de los siguientes autores:

EMILIA PARDO BAZÁN       GUSTAVO ADOLFO BÉCQUER       JOSÉ DE ESPRONCEDA

La información deberá proceder de lugares o fuentes cuyo contenido sea veraz. No se puede hacer uso de los comandos de atajo del teclado “control + C” (copiar) y “control + V” (pegar).

Habrá que hacer una presentación de ambos personajes en primer lugar, simulando una cita en el famoso programa de televisión “First Dates”. La información que debe aparecer responderá a aquello que más nos ha llamado la atención, atendiendo sobre todo a anécdotas, gustos, ideales políticos, relaciones amorosas, rasgos curiosos de su personalidad, frutraciones,  etc.

De una antología de textos seleccionada por el profesor, se deberá escoger un poema de cada uno de los autores que se ha elegido y dedicar un apartado a un autor y otro a otro. Se realizará un análisis del poema, señalando las principales características del Romanticismo que se reflejan, así como un comentario acerca del estilo y de la métrica utilizada (vocabulario, recursos retóricos, métrica…)

Por último, tendréis que imaginar que sois un autor/a de la época y os describiréis siguiendo el modelo del programa y reflejando el sentimiento, expresión y forma de ser de los escritores del Romanticismo. Para ello, escribiréis también un pequeño poema (mínimo 8 versos) que refleje alguna característica romántica como la libertad, el nacionalismo, el amor, la evasión de la realidad, etc.

 

RESULTADOS

1.

 

 

 

 

 

2.

 

3.

4.

 

5.

6.

Daimiel en el Emily Morgan

Antoni Daimiel es un periodista deportivo especializado en baloncesto, concretamente en la NBA, la liga más importante de dicho deporte en EE.UU y en el mundo entero. Si por algo se le conoce, aparte de por su dedicación a esta faceta, es por haber trabajado con el célebre Andrés Montes.

En este ocasión relataremos una experiencia que vivió durante unas finales de la NBA en San Antonio, Texas. Daimiel siempre se ha considerado un hombre escéptico en lo relacionado a temas de espíritus y sucesos paranormales. Corría el año 2014 y este se hospedaba junto a un grupo de compañeros de profesión en un famoso hotel de San Antonio, el Emily Morgan. Este ya tenía cierta fama de “estar encantado”, como tantos otros de esa zona. La organización de la NBA había sido la encargada de hacer la reserva de las habitaciones. Uno de los compañeros, haciendo una pequeña investigación personal acerca del hotel, descubrió los comentarios y reseñas que se hacían de la estancia en este edificio situado en el centro de la ciudad. 

Durante la primera noche no pasó nada reseñable. Recordemos que las finales de la NBA son al mejor de siete partidos, por tanto la estancia se iba a alargar durante un tiempo. Pues bien, la noche previa a un sábado de partido comenzaron a sucederle cosas extrañas a nuestro protagonista. Este estaba en el séptimo piso del edificio. Nada más salir del ascensor de dicha planta se abría un largo pasillo, y, al final de este, había tres habitaciones contiguas. En una de ellas se hospedaba Daimiel.

A eso de las 2 o 3 AM, algo interrumpió su tranquila velada. Parecía una persona. Una persona mayor. Esta estaba tosiendo de una forma repetitiva y asfixiante y consiguió transmitir una sensación de agobio al que lo oía. Hasta tal punto llegó la desesperación y desasosiego del periodista que decidió llamar a la recepción del hotel para ver si la persona que se hospedaba en alguna de las habitaciones contiguas necesitaba ayuda o asistencia médica. La voz al otro lado del teléfono le preguntó por la habitación en la que estaba y de dónde estaba escuchando esos sonidos. Cuando Daimiel le dijo la habitación en la que se encontraba, la personaba que estaba al teléfono le dijo: “No se hospeda nadie en ninguna de las habitaciones de al lado”.

En ese momento, el periodista se quedó perplejo, sin embargo, no le dio más importancia, quizás sería alguien en el piso de arriba o abajo. De repente, antes de volverse a acostar, escuchó como alguien estaba subiendo hacia la planta en la que se encontraba. Seguidamente, notó como alguien estaba golpeando la puerta de una de las habitaciones contiguas. Daimiel pensó que desde recepción habían atendido su llamada y se disponían a comprobar si realmente alguien. Este abrió la puerta y vio a un señor que se encontraba delante de la puerta de la habitación de al lado. Se giró y le dijo: “aquí no hay nadie”. “Ya, ya, ya me han dicho eso en recepción” , le dijo el periodista. Justo entonces, aquel hombre abrió la puerta de la habitación y volvió a repetir las palabras que había dicho un momento antes. Daimiel se metió adentro de la habitación y fue entonces cuando se dio cuenta de que una botella de agua que había dejado encima de la mesilla de noche no estaba. Había desaparecido.

Tras despertarse aquella mañana, Daimiel se vistió y decidió bajar a desayunar. Todo había sido muy extraño. Pulsó para que el ascensor parara en su planta, la 7. Cuando se abrió se encontró con uno de sus compañeros que dormía en uno piso superior y que también había decidido bajar a desayunar en ese momento. Se saludaron y comenzar a hablar sobre cómo habían dormido y, concretamente, de los hechos que habían sucedido en torno a la habitación de Antoni Daimiel. De repente, al llegar a la planta 3, el ascensor se detuvo y delante de sus ojos apareció una señora mayor de unos 80 años que todavía llevaba el pelo muy mojado e iba dejando un rastro de agua a su alrededor.

La señora se monta sin saludar ni decir nada a ninguno de los dos. Una vez el ascensor cerrado, esta se da la vuelta y les da la espalda a los periodistas. La anciana no pulsó ningún botón y justamente en la siguiente planta se bajó del ascensor. En ese momento, se dio la vuelta, los miró fijamente y les dijo: “bla, bla, bla”, a la vez que movía una de las manos como si fuera una pinza.

Daimiel tras vivir esta serie de sucesos tan extraños se informó acerca del lugar y descubrió que antiguamente había sido un hospital para tuberculosos y que en la última planta había una morgue. Este preguntó también en la recepción del hotel para informarse acerca de la historia de aquel edificio, pero se encontró con todo negativas por parte del personal. Solamente pudo hablar con un vigilante durante un cambio de turno y este le dijo que no le creería todo lo que había vivido durante dos años trabajando en el turno de noche.

Daimiel le comentó los hechos a un viejo conocido y le dijo que probara a dejar la luz del baño encendida mientras dormía, de esta forma estaría más tranquilo. Pese a su escepticismo, Daimiel le hizo caso y se acostó. A las 3 de la mañana, el periodista se despierta sudando. Hacía mucho calor en la habitación; el ambiente estaba muy cargado. Antoni se levantó a beber agua y a encender el aire acondicionado y, en ese momento, la luz del baño que había dejado encendida comenzó a parpadear. Este la veía por la rendija de abajo de la puerta. Asustado y pensando en el partido del día siguiente (necesitaba descansar), Daimiel y otro compañero suyo al que también le ocurrieron sucesos paranormales decidieron cambiar de hotel y acabaron durmiendo en uno dos calles más lejos del Emily Morgan.

Una feria emocionante

Feria De Diversión

Cae la noche sobre una muchedumbre llena de júbilo que se deja llevar por un afluente de sensaciones, estímulos, olores, ruidos… Los amasijos de hierro ven reflejados en ellos la sonrisas de pequeños y mayores así como todas esas luces de neón que se encargan de dar vida en la oscuridad. Estos elementos albergan en la finitud del recinto miles de situaciones diferentes, encuentros, enseñanzas… todo ello propiciado por la necesidad de evadirnos y recrearnos en un ambiente ocioso.

A vista de pájaro, nuestra mirada se detiene en una de las atracciones que no puede faltar en cualquier feria. “La casa del terror”. Una pareja de enamorados hace fila para disfrutar de este pasaje terrorífico; se dan la mano y sus miradas denotan intranquilidad, expectación; un nervioso “autogenerado”. La vela del farol que sostiene el autómata de la entrada ilumina sus rostros. El chico cierra los ojos durante unos segundos. Mientras, la chica echa un vistazo a su móvil y activa el modo avión. Un sonido metálico acompaña la apertura de la puerta en aquel umbral oscuro. Ambos se volvieron a mirar y comenzaron su andadura en aquellos pasillos con un paso tembloroso.

Mientras, en la otra punta del recinto, un niño tira de la chaqueta de su padre a la vez que le señala un puesto en el que hay que “peca’ paditos”. Es la primera vez que está en un sitio como ese y se siente bastante abrumado por todo lo que ve y siente. Aunque solo tiene 5 años, es consciente de que en algunas atracciones no se puede montar debido a su estatura.  Le ha llamado la atención un cartel luminoso con un dibujo de Mickey Mouse y de Piolín. En él pone: “Péscalos. Premio seguro”. Él no sabe leer ni escribir, pero su padre sí. Este le da el visto bueno y se ponen manos en la caña. No le preocupa gastarse algo de calderilla con tal de ver a su hijo feliz. Tiene la seguridad de que se irá con un juguete y una sonrisa a casa.

Una anécdota de Larry Bird

LARRY BIRD & DENNIS RODMAN

 

Viajamos al pabellón “TD Garden”, en Boston, a finales de los años 80. En este partido se enfrentaban los famosos Boston Celtics contra los Detroit Pistons.  O lo que es lo mismo, Larry Bird contra Dennis Rodman; aunque por aquella época, este todavía no era un jugador tan polémico como lo fue después.

 

En aquellos años, el pivot de los Pistons, ya era considerado como uno de los mejores defensores de la liga. Rodman afirmó que su manera de defenderle era negándole el balón con un marcaje muy intenso y con contacto físico; “asfixiándolo”.

Sin embargo, ante este tipo de demarcación por parte de Rodman, el alero de los Celtics gritaba lo siguiente en cada una de las jugadas:

  • ¡Eeeh! ¡Estoy solo! ¡Pasádmela antes de que se den cuenta de que nadie me está defendiendo!

En un determinado momento del partido, Larry Bird consiguió anotar 4 canastas seguidas con la defensa asfixiante de Dennis Rodman sobre él. Bird conseguía recibir, se hacía un hueco con el codo y… ¡para dentro!

¿Y sabéis qué hizo Larry Bird tras anotar esa cuarta canasta de forma consecutiva? Fue corriendo en dirección al banquillo de los Pistons y le gritó a Chuck Daly, entrenador por aquel entonces de los Pistons.

  •  Oye entrenador, o pones a alguien a defenderme ya, u os voy a meter 60 puntos esta noche…

Conociendo a Dennis Rodman, os podéis imaginar lo mal que le sentó escuchar aquello… sobre todo teniendo en cuenta que había estado todo el partido “matándose” para que Larry Bird no recibiera el balón.

Fuente

LOS SIMPSON Y LAS FUNCIONES DEL LENGUAJE

Las funciones del lenguaje guardan una estrecha relación con los famosos elementos de la comunicación y los diferentes tipos de textos lingüísticos. En esta entrada vamos a ver esa conexión a través de vídeos de la mítica serie “Los Simpson”.

 

Función referencial o representativa

Esta se relaciona con el CONTEXTO y su finalidad es INFORMAR SOBRE ALGO DE LA REALIDAD.

Por tanto, podremos encontrar esta función en textos DESCRIPTIVOS (aquellos que describan a una persona, un lugar, un objeto, un animal…) , NARRATIVOS (presenten a unos personajes en un lugar y tiempo determinado y nos cuenten una historia que vivan)  y EXPOSITIVOS (textos que nos hablan de un tema específico de una manera OBJETIVA, es decir, sin dar opinión).

 

Función emotiva o representativa

Se relaciona con el EMISOR dado que consiste en expresar sentimientos y emociones. Se relaciona con nuestro “YO”.

Esta función predomina en los textos LITERARIOS, donde los personajes o narradores muestran su estado de ánimo, sus problemas, cómo se sienten en cada momento, etc. Es una función que se centra en la subjetividad.

 

Función conativa o apelativa

Se relaciona con el RECEPTOR e intenta influir en él de alguna forma (convencerlo, llamar su atención, obtener una respuesta, etc.)

Suele aparecer en textos INSTRUCTIVOS (expresan mandato, órdenes, etc.) y ARGUMENTATIVOS (aquellos que intentan persuadir a alguien para que haga algo, por ejemplo, un anuncio publicitario).

Función fática o de contacto

Se relaciona con el CANAL y sirve para iniciar, cerrar o mantener la comunicación.

Este tipo de función la podemos encontrar en textos CONVERSACIONALES, es decir, aquellos en los que existe cierta distancia entre el hablante y oyente. El emisor va a intentar asegurarse de que la comunicación se realiza con éxito.

 

Función metalingüística

Esta función se relaciona con el CÓDIGO, es decir, sirve para referirse a las palabras utilizadas en un texto oral u escrito u otros elementos propios de la lengua.

Esta función la podemos encontrar en gramáticas, libros académicos, diccionarios, textos que reflexionen sobre el lenguaje, etc.

Función poética

Se relaciona con el MENSAJEy sirve para embellecer su forma.

La podemos encontrar en todo tipo de textos poéticos, en los juegos de palabras, etc. A menuda se utilizan figuras retóricas para conseguirlo, por ejemplo metáforas, hipérboles, personificaciones, antítesis, sinestesias…

 

Los seres humanos estamos compartiendo continuamente información. Cuando hablamos, leemos las redes sociales o incluso cuando saludamos o nos enfadamos estamos emitiendo o recibiendo mensajes con algún tipo de información.

LA COMUNICACIÓN ES LA TRANSMISIÓN DE INFORMACIÓN A TRAVÉS DE MENSAJES. 

Si los mensajes poseen una intención y una forma lingüística determinada decimos que esos mensajes constituyen textos.

UN TEXTO ES UN MENSAJE COMPLETO QUE SE TRANSMITE ORALEMENTE O POR ESCRITO DENTRO DE UN ACTO COMUNICATIVO.

Pueden constituir un texto el libro de texto de clase, un anuncio publicitario, un cartel en la parada del bus o las instrucciones de un dron.

¿Constituye este anuncio redundante a la par que gracioso un texto? Por supuesto que sí. La comunicación entre emisor y receptor es completa: en ese establecimiento hay hielo a disposición del cliente. El autor del texto, en lugar de utilizar la primera persona, apuesta por una oración pasiva refleja.