¿HECHO O ECHO?

¿Duelen los ojos, eh? No te asustes, no es la cuenta oficial del Real Madrid.

 

Uno de los errores más comunes es confundir las grafías de los derivados del verbo HACER con las del verbo ECHAR. Este es un claro caso de ello. Errar es algo humano, así que vamos a dar un repaso a las formas que generan confusión en el hablante para ver en qué contextos se utiliza cada una de ellas y con qué grafía.

 

¿Cuándo se utiliza ECHO, ECHAS, ECHA, etc?

→ En todas las formas del verbo ECHAR, como sinónimo de formas tales como “tirar”, “lanzar”, “poner o depositar”, “expulsar”, etc.

  • Cuando voy a la gasolinera siempre echo 20 euros de combustible. 
  • Si echas un poco de agua en la hormigonera el cemento quedará mucho mejor. 
  • Hay que echar el pienso en el bol del galgo. 
  • Si el segurata te echa usando la fuerza puedes pedir una hoja de reclamaciones. 

→ Cuando utilizamos una locución como es ” ECHAR DE MENOS” cuyo significado está lexicalizado, es decir, pese a que la expresión está formada por tres elementos, no puede decirse que su significado sea la suma de estos, sino que conforman una  unidad léxica que funciona como una sola palabra:

  • Te he echado mucho de menos. 
  • A ver cuando vienes a visitarme, te echo de menos.

→ Ocurre lo mismo con la locución “ECHAR A PERDER” (estropear):

  • Desde que se junta con ese grupo de amigos se ha echado a perder. 

→ También podemos encontrar esta forma en sintagmas verbales que constituyan una perífrasis verbal en la que el verbo ECHAR conjugado va seguido de un INFINITIVO. Indica el inicio de una acción.

  • Los agentes se echaron a reír cuando les conté lo que me había sucedido. 
  • Todo el mundo se echó a llorar durante la escena del beso. 

 

¿Y HECHO, HECHA, HECHAS, etc?

 

→ Participio del verbo HACER o adjetivo (de dos terminaciones)

  • ¿Has hecho ya el Trabajo Final de Grado?
  • Tienes hechas las espinacas en la nevera, solo tienes que calentarlas (concuerda con el sustantivo en género y número).
  • A lo hecho, pecho.

→ También puede funcionar como un sustantivo, en cuyo caso, significa “cosa que se hace o que sucede”:

  • Los hechos no admiten discusión. 

→ Por último, “hecho” puede aparecer formando parte de una locución adverbial como es “DE HECHO” (efectivamente, en realidad)

  • No me gusta el pan blanco. De hecho, siempre que puedo lo tuesto un poco.

Estos son los contextos y usos habituales de las formas que proceden del verbo ECHAR y HACER. Como te habrás dado cuenta estas formas son homófonas, es decir, suenan igual pero se escriben de diferente forma y por tanto tienen significados diferentes.

Y sí, ECHAR LA SIESTA va sin “H”. ¡Un saludo! 

¿CUÁNTO MÁS O CONTRA MÁS?

Las canciones, contra más viejas, más buenas son*.

Contra más se tiene, más se quiere*.

Contra más nos alejemos de los puestos de descenso, mejor*.

 

¿No hemos escuchado alguna vez este tipo de expresiones con “contra más”? ¿Es correcto utilizar esta expresión? ¿Qué nos dice la Real Academia de la Lengua sobre su uso? ¿Y de “cuanto más”?

¿En qué casos se utiliza “contra más”?

En ninguno. Dicha expresión es considerada como vulgarismo de la lengua. ¿Y qué es un ‘vulgarismo’? El DRAE lo define como “palabra, expresión o giro que no se consideran correctos en una lengua porque vulneran la norma establecida”. 

Cerca, Cancelar, Cruz, Rojo, Quitar, No

¿Qué forma debemos utilizar en su lugar?

La expresión que debemos utilizar es “cuanto más“. Evidentemente, ocurrirá lo mismo con “contra menos*” y “cuanto menos”. A continuación se explican los casos en los que debe utilizarse esta expresión y cómo:

         ⇒ Cuando “más” va seguido de un sustantivo “cuanto” debe concordar en GÉNERO Y NÚMERO con este: Cuanta más           prisa tengas, peor / Cuantos más problemas tengas, más te estresarás. 

         ⇒ No debe prescindirse de “cuanto” en el enunciado: Más prisa tengas, peor*. 

         ⇒ Si lo que sigue a “más” es un adjetivo, en ese caso, la partícula “cuanto” permanece invariable: Las verduras y                 hortalizas, cuanto más frescas, mejor / Cuanto más rápido conduzcas, más combustible consumiras. Con un adjetivo           siempre se utilizará la forma “cuanto”.

⇒ También esta admitido el uso de “mientras más” como una variante coloquial de la forma que estamos                            analizando: Mientras más confianza haya entre vosotros, mejor os irá. 

⇒ En cambio, se rechaza el uso de “entre más”, aunque es una forma ampliamente utilizada por los diferentes                    estratos sociales y registros de países como México y otras áreas centroamericanas: Entre más mayor me hago, más            me cuesta entender ciertos comportamientos. 

Por Escrito, Mano, Notas, Explotación

¡Toma nota e intenta ponerlo en práctica! Seguramente cuando vuelvas a oír la expresión “contra más” algo chirriará en tus engranajes de competencia lingüística.

Obviamente, cada uno puede hablar como considere oportuno, libre es de ajustarse lo que dice la RAE o no… y es que el lenguaje está constantemente evolucionando, por tanto, no sería extraño que de aquí a un tiempo termine por aceptarse la expresión “contra más”.

¿IMPRIMIDO O IMPRESO?

– Ya he imprimido el trabajo. – ¡Se dice impreso, paleto! 

 

Seguro que esta escena no se te hace desconocida. Bien porque te sientes identificado con la persona a la que corrigen o bien porque alguna vez has hecho de corrector lingüístico. Pues tengo que decirte que ambos interlocutores se han expresado correctamente.

En el español existen una serie de verbos cuyo participio aparecen en doblete, esto es, hay dos formas para expresarlo. Los verbos son los siguientes: “FREÍR”, “IMPRIMIR” Y “PROVEER”.

 

FREíR

Las formas de participio aceptadas por el verbo “freír” son: FRITO / FREÍDO.

He freído las patatas hace media hora / He frito las patatas hace media hora. 

Papa, Amarillo, Freír, Aceite, Calorías

 

IMPRIMIR

Para este verbo las formas correctas de uso son IMPRESO e IMPRIMIDO.

La redacción la debéis traer impresa / La redacción la debéis traer imprimida.

Impresora, Documento, Máquina

 

PROVEER

Por último, tenemos el verbo proveer cuyos participios son: PROVEÍDO / PROVISTO.

Se ha proveído de suficientes víveres para pasar otro confinamiento / Se ha provisto de suficientes víveres para pasar otro confinamiento. 

Comestibles, Frutas, Acarreo De Fruta

 

Puede ser que algunas formas te chirrien o suenen mal en tu cabeza… pero son aceptadas igualmente.

MASCULINO GENÉRICO

¿No has tenido que pararte a pensar alguna vez cómo dirigirte a un grupo de personas en el que hay individuos de sendos sexos, masculino y femenino? ¿Es correcto decir “los viajeros y las viajeras”, “los profesores y las profesoras” o “los panaderos y las panaderas”? ¿Qué nos dice la Real Academia de la Lengua sobre este uso?

 

La RAE nos dice que el uso de este tipo de desdoblamientos es innecesario desde un punto de vista lingüístico. En los sustantivos que se refieren a seres animados recomiendan utilizar el género masculino dado que este en el español sirve para designar a toda la clase, es decir, a todos los de su misma “especie” sin distinción de sexos:

Los viajeros tienen prohibido el uso de cámaras fotográficas en estas instalaciones.

 

¿Quiere decir que “las viajeras” sí podrán utilizar las cámaras fotográficas? Pues obviamente, no. A través del uso del masculino se engloban también a “las viajeras” y “viajeres”, en el caso de que usted desee utilizar ese término que tanta controversia ha creado en el ámbito lingüístico y que todavía se está estudiando. Este serviría pues para hacer alusión a aquellas personas que no se identifican con ninguno de los géneros tradicionales “hombre / mujer”.

 

En cualquier caso, se podrá utilizar o hacer la distinción entre masculino y femenino en un mismo enunciado cuando exista una manifiesta intención del hablante de SEPARAR y expresar una OPOSICIÓN entre ambos. Por ejemplo:

La capacidad de abstracción en un videojuego es diferente en los niños y niñas de primaria. 

 

¿Y por qué es necesario o recomendado utilizar una sola forma?

 

Muy sencillo. El lenguaje tiende siempre a la economía. ¿Por qué repetir el sujeto en un segundo enunciado cuando es el mismo que en el primero? ¿Por qué sustituir el complemento directo de una oración por un “lo” o “la”? ¿Por qué utilizamos abreviaturas, siglas o acrónimos? ¿Por qué utilizamos hipocorísticos como “Toño”, “Juanma” o “Bea”?

 

Utilizar el desdoblamiento del género masculino y femenino para designar una misma clase o especie va en contra del principio de economía del lenguaje, por tanto, se utilizará el género masculino para evitar repeticiones o crear dificultades sintácticas o de concordancia donde no las debiera haber.

El género masculino es el género no marcado en español, por tanto, uno no debe caer en el uso del género femenino para designar conjuntamente a ambos sexos, aunque en el grupo al que nos refiramos haya más individuos del género femenino que del masculino.

Aquí algunos ejemplos de un uso incorrecto de este desdoblamiento:

POR QUÉ, PORQUÉ, POR QUE Y PORQUE.

Esta es una de las ruedas de prensa más famosas del fútbol moderno. En ella, Mourinho lanza varios dardos a su máximo rival y al trato que reciben ellos por parte de la prensa y sobre todo, el colectivo arbitral. La entrevista se puede resumir en una expresión: ¿Por qué? 

En este apartado veremos las diferencias existentes entre las formas: “porqué”, “por qué”, “porque” y “por que”.

 

PORQUÉ

Se trata de un sustantivo de género masculino que equivale a “causa”, “razón” o “motivo”. Lleva tilde por ser una palabra aguda que termina en vocal. Normalmente se utiliza precedido de un determinante artículo u otro en su defecto.

♣ No termino de comprender el porqué de tu ausencia. ♣ 

♣ Siempre vienes con tu lista de “porqués” cuando te sientes perdido. ♣ 

 

POR QUÉ

En este caso dicha forma responde a la secuencia formada por la preposición “por” y el interrogativo o exclamativo “qué” (es monosílaba pero se acentúa para distinguirla de la conjunción y del relativo homónimo).

¿Por qué no vemos V de Vendetta? ♠

Ignoro por qué actúa así. ♠

♠ ¡¿Por qué no te callas?! ♠

PORQUE

Se utiliza como una conjunción causal e introduce una oración subordinada que expresa causa. En esta situación la conjunción puede ser sustituida por locuciones de valor causal como “puesto que” o “ya que”.

♥ No acudí a la cita porque echaban el último capítulo de Death Note. ♥

♥ Creo que todavía puedes ir al festival porque siguen vendiendo entradas en la cuenta oficial de Instagram. ♥

♥ ¿Por qué no has ido a clase? – Porque me encontraba indispuesto. ♥

 

También se utiliza como conjunción final, seguida de un verbo en subjuntivo. Equivale a “para que” (finalidad).

♥ He hecho todo cuanto pude porque no terminara de esta forma. ♥

♥ He hecho todo cuanto pude porque no terminara de esta forma. ♥ (se admite la grafía en dos palabras aunque se prefiere en una sola)

 

 

POR QUE

Esta probablemente sea la forma menos utilizada y la más difícil de utilizar. Podemos encontrarla con dos estructuras:

La preposición por + el pronombre relativo que (aunque lo más común es usar el relativo con artículo antepuesto “el que”, “la que”, etc.):

La razón por (la) que te llamé resultó ser intrascendente. ♦

 

O bien, por la preposición por seguida de la conjunción subordinante que. Esta secuencia se da con verbos, sustantivos o adjetivos cuyo significado rigen el uso de complemento introducido por la preposición por y llevan además una oración subordinada introducida por la conjunción que. 

♦ Optaron por que no acudiera a la reunión familiar. ♦

Estaban ansiosos por que empecemos el “Scape Room”.

♦ Nos confesó su inquietud por que los cachorros pudieran sufrir complicaciones en el parto. ♦

 

Estas son las principales diferencias de uso de las mencionadas formas. ¡Ahora a ponerlo en práctica!

¿Encuentras el error?

 

 

A VER Y HABER

¿Cuándo debo utilizar “a ver” y cuándo “haber? Esta es una de las preguntas más recurrentes a la hora de escribir, tanto por parte de alumnos como por parte de esa generación que no ha crecido en la “era digital” pero ha sido engullida paulatinamente por las redes sociales y los smartphones. Es muy habitual utilizar incorrectamente dichas expresiones, por ello, en esta a entrada vamos a aclarar los usos de cada una de ellas.

Antes de desglosar los diferentes usos hay que dejar claro que las formas “aber”*, “haver”*, “a ber”* y cualquier derivado producto de la imaginación y competencia del hablante NO EXISTE.

 

 

A VER

USOS

Forma  constituida por la preposición “a” + el infinitivo del verbo “ver”. Es decir, aquellas expresiones en las que se quiera transmitir la idea asociada a la acción de “ver” algo:

♣ Fui a ver la nueva película de Fast and Furious a los Cines Callao. ♣

♣ El guía llevó a los turistas de safari a ver a las cebras y leones. ♣

 

Cuando se utiliza con un tono interrogativo se emplea para solicitar al interlocutor que nos deje ver o comprobar algo:

♣ – Acabo de descargar toda la filmografía de Quentin Tarantino. – ¿A ver? ♣

♣ – La semana pasada edité una de mis canciones con el “autotune”. – ¿A ver? ♣

 

Cuando se utiliza con un valor de expectación o interés por algo. Generalmente va acompañada de una oración interrogativa indirecta (pronombres y adverbios interrógativos; con tilde):

♣ – A ver cuándo vienes a echar una mano que estamos desbordados. ♣

♣ – Ayer hicimos el examen de Física, a ver qué tal ha ido… ♣

 

También se utiliza en situaciones en las que el hablante requiere o llama la atención al interlocutor antes de preguntarle, ordenarle o pedirle algo:

♣ – A ver, Jaime. ¿Has hecho la tarea? ♣

♣ – A ver, dame dos minutos que reviso el correo. ♣

♣ – A ver, tienes que seleccionar primero el icono del Escritorio. ♣

 

En las ocasiones en las que algo se nos presenta como claro e inevitable, la expresión “a ver” tiene un matiz equivalente a “claro” o “naturalmente”:

♣ – ¿Al final estudiaste el Romancero Gitano? – ¡A ver! No quedaba otra si querías aprobar… ♣

♣ – ¿Compraste los billetes de avión en enero? – ¡A ver! Si los compramos más tarde vamos tener que pagar más… ♣

 

En los casos en los que la expresión va precedida de la conjunción “si” puede expresar expectación, curiosidad, interés, temor, sospecha, deseo, mandato, etc.

A ver si esta jornada pierden el Real Madrid y el Barcelona. ♣

♣ – A ver si a partir de ahora te pones el cinturón de seguridad nada más entrar al coche. ♣ 

♣ – A ver si te atreves a decírmelo a la cara. ♣

♣ – A ver si adivinas quién me ha preguntado por ti. ♣

 

En la mayoría de estos ejemplos, la expresión “a ver” puede ser sustituída por la forma conjugada en 1ª persona del plural del verbo VER: “veamos” 

♣ – A ver con qué excusa nos viene esta vez… = Veamos con qué excusa nos viene esta vez…

♣ – A ver si por fin le pide perdón = Veamos si por fin le pide perdón. 

 

 

HABER

Como verbo “haber” puede aparecer como auxiliar seguido de un PARTICIPIO:

♠ – He cateado 5 asignaturas este trimestre… – ¡Haber estudiado! ♠

♠ – Me gustaría haber visitado algunas de las calas de Ibiza. ♠

 

Puede aparecer como verbo con significado pleno y lo hará en oraciones impersonales donde denota la presencia o existencia de lo designado por el sustantivo que lo acompaña:

♠- Debe de haber muchas cucarachas detrás del frigorífico. ♠

♠ – Parece haber largas retenciones en la entrada de Madrid. ♠

 

También puede comportarse como un sustantivo masculino cuyo significado vendría a ser “conjunto de bienes o caudales de una persona”:

♠ – El Real Madrid tiene en su haber 13 Copas de Europa. ♠

 

Seamos responsables y evitemos tener que leer “tuits” y derivados como estos:

 

 

¿A ver estudiado*? Pues a lo mejor sí, eh…

 

A ver si también le traen un diccionario…

Espero que esta entrada haya servido para ver las diferencias de uso entre ambas expresiones. ¡Ahora a ponerlo en práctica!