¿HECHO O ECHO?

¿Duelen los ojos, eh? No te asustes, no es la cuenta oficial del Real Madrid.

 

Uno de los errores más comunes es confundir las grafías de los derivados del verbo HACER con las del verbo ECHAR. Este es un claro caso de ello. Errar es algo humano, así que vamos a dar un repaso a las formas que generan confusión en el hablante para ver en qué contextos se utiliza cada una de ellas y con qué grafía.

 

¿Cuándo se utiliza ECHO, ECHAS, ECHA, etc?

→ En todas las formas del verbo ECHAR, como sinónimo de formas tales como “tirar”, “lanzar”, “poner o depositar”, “expulsar”, etc.

  • Cuando voy a la gasolinera siempre echo 20 euros de combustible. 
  • Si echas un poco de agua en la hormigonera el cemento quedará mucho mejor. 
  • Hay que echar el pienso en el bol del galgo. 
  • Si el segurata te echa usando la fuerza puedes pedir una hoja de reclamaciones. 

→ Cuando utilizamos una locución como es ” ECHAR DE MENOS” cuyo significado está lexicalizado, es decir, pese a que la expresión está formada por tres elementos, no puede decirse que su significado sea la suma de estos, sino que conforman una  unidad léxica que funciona como una sola palabra:

  • Te he echado mucho de menos. 
  • A ver cuando vienes a visitarme, te echo de menos.

→ Ocurre lo mismo con la locución “ECHAR A PERDER” (estropear):

  • Desde que se junta con ese grupo de amigos se ha echado a perder. 

→ También podemos encontrar esta forma en sintagmas verbales que constituyan una perífrasis verbal en la que el verbo ECHAR conjugado va seguido de un INFINITIVO. Indica el inicio de una acción.

  • Los agentes se echaron a reír cuando les conté lo que me había sucedido. 
  • Todo el mundo se echó a llorar durante la escena del beso. 

 

¿Y HECHO, HECHA, HECHAS, etc?

 

→ Participio del verbo HACER o adjetivo (de dos terminaciones)

  • ¿Has hecho ya el Trabajo Final de Grado?
  • Tienes hechas las espinacas en la nevera, solo tienes que calentarlas (concuerda con el sustantivo en género y número).
  • A lo hecho, pecho.

→ También puede funcionar como un sustantivo, en cuyo caso, significa “cosa que se hace o que sucede”:

  • Los hechos no admiten discusión. 

→ Por último, “hecho” puede aparecer formando parte de una locución adverbial como es “DE HECHO” (efectivamente, en realidad)

  • No me gusta el pan blanco. De hecho, siempre que puedo lo tuesto un poco.

Estos son los contextos y usos habituales de las formas que proceden del verbo ECHAR y HACER. Como te habrás dado cuenta estas formas son homófonas, es decir, suenan igual pero se escriben de diferente forma y por tanto tienen significados diferentes.

Y sí, ECHAR LA SIESTA va sin “H”. ¡Un saludo! 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.